jueves, 1 de julio de 2010

Los alumnos de hoy y de siempre


Antonio Machado, Juan de Mairena
Era Mairena - no obstante su apariencia seráfica- hombre, en el fondo, de malísimas pulgas.
A veces recibió la visita airada de algún padre de familia que se quejaba, no del suspenso
adjudicado a su hijo, sino de la poca seriedad del examen. La escena violenta, aunque
también rápida, era inevitable.
- ¿Le basta a usted ver a un niño para suspenderlo? - decía el visitante , abriendo los
brazos en ademán irónico de asombro admirativo.
Mairena contestaba, rojo de cólera y golpeando el suelo con el bastón:
- Me basta ver a su padre...".
U

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy bueno, y además es a veces totalmente real

Publicar un comentario