domingo, 20 de enero de 2013

Misteriosa reducción de la letra de los periódicos y de los asientos de los vagones del metro


Con los asientos del metro está pasando lo mismo que con la letra de los periódicos, ambos están reduciendo misteriosamente su tamaño. Un día, inexplicablemente, se van haciendo muy pequeños  y te preguntas por qué no los harán más grandes, total qué más les da. Parece una conjura para los mayores de cuarenta años. Primero pruebas a acercar y alejar el periódico, pero ni por esas. Has entrado en la espiral de la vista cansada sin que nadie te haya avisado. Compras con vergüenza unas lentes de una dioptría en un todo a cien y ya estás perdido, ya no podrás vivir sin ellas, el cuerpo de la letra ha recobrado su tamaño original y además con luz, no como en los libros electrónicos donde todo es gris (excepto los caros y de última generación). Pero la alegría, como el enamoramiento, dura poco. En seguida el fenómeno paranormal del oscurecimiento del papel y el empequeñecimiento de las letras hasta el tamaño de hormigas vuelve a ocurrir:  pasas en pocos meses de una dioptría a tres. ¡Dios mío, si esto sigue así tendré que ponerme dos lupas en los ojos! ¿Por qué los actores de Hollywood  no las utilizan? ¿Por qué me está pasando sólo a mí? Te gastas un dineral en gafas porque las pierdes en todas partes, las rompes porque te sientas encima de ellas, las patillas se caen con tanto tira y afloja, los cristales están siempre sucios y sirven de imán para cualquier tipo de comida. Sin darte cuenta pasas a estar colgada de unos anteojos, ahorcado por una cadena que te condena a vivir dependiente con la fecha de nacimiento escrita en la cara. Asustada, acudes al oftalmólogo que te recibe con tus mismas gafas de presbicia anidadas en la punta de la nariz y te dice que es irremediable, que solo se solucionará cuando tengas cataratas, la única noticia buena que te da es que de cuatro dioptrías no pasa. A tus alumnos se lo pones fácil, ya eres fácilmente parodiable. 
Pues ahora, con más de cincuenta (años, no dioptrías),  me está ocurriendo el mismo fenómeno con los asientos del metro: se están haciendo cada vez más pequeños. Otra confabulación inexplicable. Al principio pensaba que los estaban reduciendo para que cupiera más gente sentada o que me había tocado el transeúnte gordo. ¡Mira que culo tiene, invade mi sitio! ¡ Es que con los abrigos es muy difícil moverse! Empecé a utilizar los asientos externos para poder desenrollar sin dificultad mi periódico al mismo tiempo que el cordón de mis gafas, lo que tiene su intríngulis, mientras el viajero de al lado se removía y me clavaba su codo. ¡Qué impertinente, se cree que todo el asiento es para él! Hubo un día en que mi vecino se levantó después de rezongar ininteligiblemente. Hoy, por culpa de la publicidad, el espejo del probador de las rebajas me ha contestado a una pregunta que no le he hecho: estás poniéndote gorda como una foca, a tu lado, en el metro,  no se sienta nadie porque no cabe. 
¿En qué libro de texto te enseñaban que con la edad todos los cuerpos se expanden con gafas colgadas del cuello? Pues yo, para remediarlo,  no pienso volver a leer sentada en el metro y, menos aún, ponerme delante de un espejo acusador con voz de malvada madrastra.

4 comentarios:

Aurora dijo...

¡Qué bien lo explicas!

Angeloxo dijo...

Mi vida diaria me pide tres letras ... XXL (bueno, a veces también BAR)

Un trucazo para las pantallas : Manteniendo pulsada la tecla Control y girando a la vez la rueda del ratón todo se amplifica

Xarnego dijo...

Lo defines como hubiera querido hacerlo yo.
Pues, para mi desgracia o mi suerte
me encuentro en esa franja de despropósitos visuales.
Recuerdo en mi juventud en que yo observaba extrañado
los personajes que corrían por ahí,
con unas gafas colgadas de un cordel,
parecía grotesco, impropio, ahora mal que pese
me encuentro sumergido en ese personaje que lee y observa
por encima de los lentes.
¿Qué hacer ante el paso de las etapas de la vida?
Seguir y creer que todo es casual o inevitable.
Un saludo.

Dionisio García dijo...

Hay dos fenómenos que confluyen en el metro: el que comentas de la reducción de las dimensiones de los asientos y otro, más antiguo, en realidad de hace muchos años ya, de la reducción del tamaño de la letra de los carteles informativos. Este último fenómeno se ha venido compensando con el aumento del tamaño de los carteles de publicidad —a la vez que el aumento de la cantidad de cartelones publicitarios—. En cuanto a lo primero, por si fuera poco la disminución del tamaño, se encuentra uno con frecuencia con la mala educación del vecino de asiento —'vecino', casi nunca 'vecina'. Éstas, si acaso, te ponen el bolso encima o te lo clavan en los riñones— que practica el despatarre y que se debe de creer que tiene derecho a ocupar su asiento y parte de los de sus dos lados. Creo que incluso tiene un nombre en inglés: manspreading.
Saludos.

Publicar un comentario