jueves, 9 de agosto de 2012

Crear hogar con el Corte Inglés y perder 150 euros

Todavía no me puedo creer el calvario que hemos pasado durante mes y medio por pedir un presupuesto en el Corte Inglés para arreglar de forma urgente el cuarto de baño que no ha sufrido ninguna reforma desde que se instaló en 1966, ya que mi madre no puede acceder a la bañera. Sabía que sería un poco más caro que en otros sitios, pero no me podía imaginar que resultara una tomadura de pelo.
Resultado de imagen de crear hogar y perder bloggeles1-Falta de información clara y detallada. Deberíamos haber recibido un presupuesto aproximativo, puesto que teníamos las medidas, antes de contratar el servicio y abonar los 150 euros que inmediatamente quitaron de nuestra cuenta corriente sin firmar papel alguno. Eso sí, se nos advirtió que nos lo abonarían al aceptar la reforma.
2-No tuvimos asesoramiento.  Para mí asesorar es ofrecer un plan de trabajo desde el principio donde una persona se haga responsable trabajando  con el cliente. A casa vinieron tres personas, no sé para qué, porque las medidas y el diseño ya se lo habíamos dado en un papel. El maestro de obra dijo que dadas las reducidas dimensiones del cuarto de baño (2 x 2,5 metros) la obra costaría alrededor de 7.000 euros.
3-  La mala coordinación entre las distintas secciones y lentitud  nos llevaron a un mes de demora en la elaboración del presupuesto, cuando lo normal hubiese sido 15 días. Por tanto la obra que debería haber empezado en junio se debía retrasar hasta septiembre. La decoradora se marchó de vacaciones sin que nadie se encargase de su trabajo.
4-El día 30 de mayo (un mes después), por fin nos dieron el presupuesto del cuarto de baño  que ascendía para nuestra sorpresa a la cantidad de: 15.181 euros, dividido en tres apartados:
-Presupuesto obra: 7.090.
-Decoración (incluidos azulejos, electricidad, fontanería… que para nosotros debían estar incluidos en el presupuesto de la obra): 6.499.
-Armario empotrado (70 cm x 50): dos soluciones; una en torno a los 2. 000 euros, la más barata, 1.592 euros. Para elaborarlo tuvieron que volver a venir a medirlo otra vez.
5-Una desagradable conversación telefónica con el jefe de Sección que, al exponerle mis razones por las que el presupuesto era inaceptable por caro y porque no cumplir los plazos pactados verbalmente,  me vino a decir: “si quieres cosas baratas, vete a comprar a los chinos”, “¿es que no estás de acuerdo en que los trabajadores tengan vacaciones?”. La verdad, eché de menos los principios tradicionales del comercio: tratar de usted (para mí es una forma de respeto)  y dar la razón al cliente que es el que paga o ha pagado, como en este caso
Como consecuencia de lo anterior, tengo un cabreo considerable, 150 euros menos en la cuenta corriente y hemos  perdido más de 5 días en transportes (tuvimos que ir a Porcelanosa a elegir los azulejos), conversaciones y elecciones inútiles.  La calidad puede tener diversos precios, por eso hasta ahora he ido a comprar al Corte Inglés; el buen servicio es justamente lo que no tiene precio. Tampoco se ha cumplido la máxima: si no está satisfecho le devolvemos su dinero.  
 Para que os hagáis una idea de los precios que tienen, ahora tengo arreglado el armario empotrado por 600 euros, menos de la mitad de lo que pedían. En estos tiempos que corren me parece una indecencia mantener esos márgenes de beneficio.



miércoles, 1 de agosto de 2012

Las mamandurrias de Aguirre


 Estrategias oblicuas — Ignacio Escolar 
Se queja Esperanza Aguirre del gasto público desaforado y pone como condición imprescindible su purga y poda para evitar “un corralito”. “Se tienen que terminar los subsidios, las subvenciones y las mamandurrias“, dice una política supuestamente liberal que sacó su plaza de funcionaria hace 36 años, que jamás ha trabajado en el sector privado y que vive subida en un coche oficial desde hace casi dos décadas.
¿Mamandurrias? ¿Lo dice por Fundescam, la fundación con la que su partido financió irregularmente sus primeras elecciones, las del tamayazo, con donaciones de empresarios que después recibieron sustanciosos contratos públicos, como Arturo Fernández o Gerardo Díaz Ferrán? ¿Se refiere a los 630 millones que anualmente perdona la Comunidad de Madrid a los más ricos en concepto de impuesto de Patrimonio (es la única autonomía, junto a Baleares, que no cobra este impuesto)? ¿Cuestiona entonces las ayudas a los toros? ¿Los fondos públicos para la escuela privada, que son en Madrid mayores que en cualquier otra autonomía? ¿Esos 90 millones de euros anuales en subvenciones fiscales a la enseñanza de pago de algunos que salen de los impuestos de todos?
¿Habla acaso del Senado, que ella misma presidió? ¿Se refiere tal vez a esos 130 millones que el año pasado pagó de más la Comunidad de Madrid a los hospitales privados? ¿A la Gürtel, donde el Gobierno y el partido regional que ella preside tiene el récord de imputados? ¿Al sueldo de su hijo, conde de Villariezo y asesor del Ministerio de Economía? ¿O es una crítica a los enchufados del PP en Bankia y Caja Madrid, donde ella tuvo mucho que decir, cuya gestión ha dejado un enorme agujero a pagar por todos los españoles y nos ha colocado al borde de la bancarrota nacional?
Mamandurria. ¿Y tú me lo preguntas? Mamandurria eres tú.

mamandurria.(De mamar).
1. f. Sueldo que se disfruta sin merecerlo, sinecura, ganga permanente.
sinecura.(Del lat. sine cura, sin cuidado).
1. f. Empleo o cargo retribuido que ocasiona poco o ningún trabajo.

Resumiendo, que una mamandurria es un sueldo que se disfruta sin merecerlo y que ocasiona poco o ningún trabajo.
O sea, una ganga  y además permanente.