martes, 19 de junio de 2012

¿Por qué aborrecen el cole los adolescentes?

Interesante artículo de El País Semanal (10/6/12)
El Pais - Por Que Aborrecen El Cole Los Adolescentes


La voz, Arnaldur Indridason

De todas los escritores de novelas negras que nos llegan de los países nórdicos: Stieg Larsson, Camilla Lackberg, Asa Larsson, destaco a Arnaldur Indridason. Me gusta tanto el detective islandés Erlendur como  el detective sueco Wallander, al que ya he dedicado una entrada en el blog. Ambos son cincuentones, solitarios, misántropos, antihéroes, con problemas psicológicos y físicos, con hijos, obsesionados con el pasado e inmersos en un mundo sin valores. Me identifico con esa mentalidad nórdica donde no caben las salidas mediterráneas: familia, comida, fiestas, sol y playa. Me gustan por el tono blanco de su piel que no les aisla de su entorno y porque no sienten la necesidad de ser felices en un mundo que no lo es. No contemporizan.Me gustan tanto como los días nublados.
El argumento de “La voz” es convencional: en Navidad el conserje de un hotel de Reikiavik aparece acuchillado en el sótano, con los pantalones bajados y un condón puesto. Erlendur y su equipo descubren que había sido un niño prodigio del canto, pero que un incidente truncó su carrera y que los dos discos que grabó son preciadas piezas de coleccionismo. 
 Tal vez estas novelas tengan demasiados lugares comunes, pero me hacen olvidar de los problemas cotidianos, poblados de adolescentes maltratados-maltratadores y ancianos dementes.

El abanico de seda, Lisa See


La novela cuenta los ritos ancestrales y las costumbres chinas que seguían vigentes en el siglo XIX, en el que se sitúa la historia. Flor de Nieve y Lirio Blanco son dos niñas predestinadas por haber nacido el mismo día, a la misma hora, y cuyos ocho caracteres corresponden en perfecta armonía. Esa casualidad les da derecho a proclamarse Laotong, tras una ceremonia más importante que la del matrimonio, y así convertirse en “almas gemelas” para el resto de sus vidas. Lisa See se adentra en la existencia de aquellas mujeres que vivían inmovilizadas por sus diminutos pies (“La belleza solo se consigue a través del dolor”) aisladas en sus casas, obligadas a engendrar hijos varones, sirviendo a la familia política y a merced de los hombres. Las dos muchachas aprenden el NU-SHU, escritura femenina secreta, y en un abanico escriben su historia, la historia de las personas que las rodean y al mismo tiempo denuncian las injusticias y las humillaciones a la que es sometida la mujer china de la época, cuyas funciones son, entre otras:
- Criar hijos.
- Satisfacer sexualmente al esposo.
 - Atender las tareas domésticas.
 - Permanecer callada la mayor parte del tiempo posible.
- Disimular las emociones.

Fragmento de la novela (así se procedía al vendado):
 http://m.fanfiction.net/sFragmento de la novela (así se procedía al vendado):http://m.fanfiction.net/s/6604385/3//6604385/3/


Si queréis ver las impresionantes imágenes de los pies de estas mujeres chinas: http://danii.wordpress.com/2007/06/27/los-zapatos-de-loto-o-el-vendaje-de-pies-chino/ ¿A que se parecen a los zapatos que llevan las modelos en la pasarela?

La novela “Viento del Este, Viento del Oeste ” de Pearl S. Buck  refleja también entre otras curiosidades, la costumbre de una mujer china de vendarse los pies más conocida como “Pies de Loto de Oro ”.Kwei Lan, la mujer que narra su testimonio, llevaba los pies vendados desde los seis años. Tras contraer matrimonio con un médico de educación occidental éste la obligó a quitarse las vendas, lo que no le agradó en absoluto. Lógico, toda su preparación prematrimonial consistió en consagrar su vida a agradar a su marido y en conseguir unos pies de siete centímetros y medio. Kwei Lan consideraba el desaire de su marido, que sólo quería velar por su salud, como la peor de las traiciones.
Origen de la costumbre
No existe certeza de cuándo comenzó dicha práctica ni de cual fue el motivo que la generó. Pero la versión más extendida apunta a que la puso de moda una bailarina de la Corte de Li Yu (Emperador de China durante los años 937-978) que se vendaba los pies en forma de media luna para practicar su danza, curiosamente denominada “Danza del Loto”. Fue entonces cuando las Damas de la Corte comenzaron a imitarla. El vendaje degeneró hasta intentar detener el crecimiento de los pies, ya que un pie pequeño en una mujer era símbolo de feminidad.

lunes, 18 de junio de 2012

En la mente adolescente



sábado, 9 de junio de 2012

Julián Moreiro, De Harry Potter al Quijote



Julián Moreiro ha publicado un nuevo libro sobre la lectura en la escuela secundaria, resultado de una merecidísima licencia de estudios. El libro de atractivo título, muy bien documentado, salpicado de agudos comentarios, interesantes razonamientos y certeras conclusiones, debería incluirse en todas las bibliotecas escolares. La segunda parte del mismo ofrece a profesores y a padres una útil selección comentada de cuarenta libros escritos en español.
Recuerdo que pasé las encuestas justo el año en el que estuve en un instituto-correccional, donde la biblioteca, sin libros, era el aula de castigo y me olvidé de fotocopiar una de las páginas. No le debieron servir para mucho; pero Julián es tan generoso que me lo ha regalado con dedicatoria y todo (“Para Mariángeles cuya pasión por la enseñanza le hace creer a veces que no la soporta y de cuya pasión por los libros puedo levantar acta”).
 Los dos, con más de treinta y cuatro años de experiencia, estamos rodeados de jubilados felices. Yo vendería mi alma al diablo por jubilarme ahora mismo; en cambio, él sigue disfrutando con los adolescentes. “Este trabajo es el mejor del mundo”, me dice con la sonrisa más atractiva y sincera de cuantas he visto.
Junto a nosotros, en el café Comercial, estaban entrevistando para la televisión a Chencho Arias (¿Intereconomía?) que seguro que vende más ejemplares de su obra, aunque no la haya escrito entera ni nadie se la lea.
 ¡Por favor, escribe pronto otro libro para que nos podamos ver de nuevo!

lunes, 4 de junio de 2012

Aulas masificadas (misión imposible)



Recibido por correo electrónico. Asunto: La granja de Wert

Real Decreto 3/2002, de 11 de enero, por el que se establecen las normas mínimas de protección de las gallinas ponedoras, que deberán disponer de al menos 750 centímetros cuadrados de superficie de jaula por gallina.

Real Decreto 1135/2002, de 31 de octubre, relativo a las condiciones mínimas para la protección de cerdos, que explicita que las condiciones mínimas de suelo libre es de 2,25 metros cuadrados por cerdo cuando el habitáculo contiene de 6 a 39 individuos (los
verracos, 6 metros cuadrados/animal). La explotación que no cumpla la normativa, a fecha del 1 de enero de 2013, será bloqueada, no dando ninguna prórroga ni periodo de adaptación.

Real Decreto-Ley 14/2012 de recortes en educación del Ministro Wert, por el que se aumentan las ratios, es decir, más alumnos por metro cuadrado (1,5 m2 por niño): en primaria hasta 30 alumnos por aula, en secundaria hasta 33 alumnos (pudiendo llegar hasta 36) y en bachillerato, hasta 39 (pudiendo llegar a 40 y tantos alumnos por aula).
En definitiva que los animales de granja disponen de más metros cuadrados que los alumnos del sistema educativo español. Sin duda que los animales (cerdos, gallinas ponedoras, vacas…) tienen el derecho a ser tratados con dignidad, en eso hemos avanzado mucho y lo celebro. Sin embargo no parece que el bienestar de los alumnos importe mucho a este gobierno, pues mientras que mejoran las condiciones de espacio de cerdos y gallinas, empeoran las de nuestros escolares que son el futuro del país.

domingo, 3 de junio de 2012

Callistemon citrinus (Limpiabotellas)


El jardín del IES Iturralde es una maravilla, como la lluvia en Sevilla. Bajé con mis alumnos a pintar para que participasen en el concurso de pintura del AMPA y me encontré con el árbol Callistemon citrinus, vulgarmente llamado: Limpiatubos, Árbol del cepillo, Escobillón rojo, Limpiabotellas. Originario de Australia, brillaba en todo su esplendor, cuajado de densas espigas de flores rojas entre hojas verdes con aroma de limón. Ya sabía que el arte imita a la vida, como la literatura; pero desconocía que un diseño tan reconocible hubiese imitado a una planta. No me pude resistir y, mientras regañaba a los alumnos que aprovechaban mi ensimismamiento para hacer el bobo e intentar mojarse con globos, dibujé timida y rápidamente este esbozo que luego me quisieron comprar por un euro para participar en el concurso.