domingo, 16 de octubre de 2011

Clases de semántica para el juez del Olmo


Hay que practicar con el diccionario y a ver si hablamos con propiedad...
Carta urgente al impagable juez Del Olmo. Me ha llegado anónima.

Estimado juez del Olmo:
Espero que al recibo de la presente esté
usted bien de salud y con las neuronas en perfecto estado de alerta como es habitual en Su Señoría. El motivo de esta misiva no es otro que el de solicitarle amparo judicial ante una injusticia cometida en la persona de mi tía abuela Felicitas y que me tiene un tanto preocupada. Paso a exponerle los hechos: Esta mañana mi tía abuela Felicitas y servidora nos hemos cruzado en el garaje con un sujeto bastante cafre que goza de una merecida impopularidad entre la comunidad de vecinos. Animada por la última sentencia de su cosecha, que le ha hecho comprender la utilidad de la palabra como vehículo para limar asperezas, y echando mano a la riqueza semántica de nuestra querida lengua castellana, mi querida tía abuela, mujer locuaz donde las haya, le ha saludado con un jovial "que te den, cabrito".
Como una hidra, oiga. De poco me ha servido explicarle que la buena de la tía abuela lo decía en el sentido de alabar sus grandes dotes como trepador de riscos, y que en estas épocas de recortes a espuertas, desear a alguien que le den algo es la expresión de un deseo de buena voluntad. El sujeto, entre espumarajos, nos ha soltado unos cuantos vocablos, que no sé si eran insultos o piropos porque no ha especificado a cuál de sus múltiples acepciones se refería, y ha enfilado hacia la comisaría más cercana haciendo oídos sordos a mis razonamientos, que no son otros que los suyos de usted, y a los de la tía abuela, que le despedía señalando hacia arriba con el dedo corazón de su mano derecha con la evidente intención de saber hacia donde soplaba el viento.
Como tengo la esperanza de que la denuncia que sin duda está intentando colocar esa hiena -en el sentido de que es un hombre de sonrisa fácil- llegue en algún momento a sus manos, le ruego, por favor, que intente mediar en este asunto explicándole al asno, expresado con la intención de destacar que es hombre tozudo, a la par que trabajador- de mi vecino lo de que las palabras no siempre significan lo que significan, y le muestre de primera mano esa magnífica sentencia suya en la que determina que llamar zorra a una mujer es asumible siempre y cuando se diga en su acepción de mujer astuta.
Sé que es usted un porcino -dicho con el ánimo de remarcar que todo en su señoría son recursos aprovechables- y que como tal, pondrá todo lo que esté de su mano para que mi vecino y otros carroñeros como él -dicho en el sentido de que son personas que se comen los filetes una vez muerta la vaca - entren por el aro y comprendan que basta un poco de buena voluntad, como la de mi tía abuela Felicitas, para transformar las agrias discusiones a gritos en educados intercambios de descripciones, tal y como determina usted en su sentencia, convirtiendo así del mundo un lugar mucho más agradable.
Sin más, y agradeciéndole de antemano su atención, se despide atentamente, una víbora (evidentemente, en el sentido de ponerme a sus pies y a los de su señora)."

El juez Del Olmo no superaría nunca la unidad uno de Lengua de 3. º de la ESO: la comunicación. El juez ha demostrado que no sabe interpretar una situación comunicativa como es debido. Quizá le convendría repasar los elementos que intervienen en un acto comunicativo, especialmente el papel que desempeña el contexto (circunstancias extralingüísticas) y la relación entre emisor y receptor (jerarquía maltratador contra víctima, distanciamiento afectivo) en la correcta decodificación de los mensajes. Cuando el ex marido (emisor) intimida (intención comunicativa) a su ex mujer (receptor) por teléfono (canal), con juicios como "eres una zorra" (mensaje), nadie en nuestro contexto sociocultural admitiría que la frase se ha usado en sentido positivo.
A su señoría habría que recordarle que las acepciones cobran sentido dentro de un contexto de uso y, en el caso que nos ocupa, no es otro que el de la violencia verbal intimidatoria.
Lourdes Doménech

Roberto González de Cuenca, El padre que escupía sonetos en un periódico


El viernes asistí conmovida a la presentación del libro de Roberto González de Cuenca El padre que escupía sonetos en un periódico. Él mismo afirma que lo escribió “ hastiado de las injusticias que está soportando nuestra sociedad e indignado del futuro rasgado que van a dejar a mi hija”. Me pareció que Miguel Hernández se reencarnaba en el físico y la voz de este poeta. El movimiento 15-M, verdadero viento del pueblo, ya tiene cronista. Os dejo aquí un soneto y el vídeo de la presentación como muestra de esta poesía necesaria. Y pretendo, si se deja, traerlo al instituto.

Revolución Democrática
Saltaron las alarmas con campana,
Donde se teje el kilómetro cero,
Donde se comen uvas con esmero,
Gente diversa, culta y campechana.
Indignados ante orden guardiana,
Les cayeron los golpes de aguacero,
Sus flores eran balas de artillero,
El día del santo, paz de mañana.
Propagaron las plazas, abolieron,
Traspasaron las fronteras, hermanos,
Les ningunearon, multiplicaron.
Marcaron ciertas cruces con sus manos,
El capital avaro sentenciaron,
Al corrupto le llenaron de granos.

Vídeo de presentación:
http://vimeo.com/30693773

sábado, 15 de octubre de 2011

Antonio Miguel Carmona en la Asamblea de Madrid: este sí que sabe de educación

Desgraciadamente, no pudimos enterarnos de su intervención en la Asamblea de Educación por ningún medio de comunicación porque la atención la acaparó Esperanza Aguirre con sus absurdas críticas al "negociazo" de las camisetas.

miércoles, 12 de octubre de 2011

A Gallardón tampoco le gustan las camisetas verdes



Nunca tan pocas palabras dijeron tanto. Este es el relato de Olga Maccario, compañera de fatigas en el instituto y en esta guerra sucia por parte de los dirigentes políticos de la Comunidad de Madrid. Creo que deberíamos ir siempre con las camisetas verdes por la calle y dar las clases con ellas. Es más, deberíamos venderlas.
"Esta mañana salimos con las camisetas verdes, éramos 3. Estuvimos un ratito en el desfile de las fuerzas armadas y luego, como era jornada de puertas abiertas, quisimos entrar a conocer el palacio de gallardón. Una guardia nos dijo que “no se podía entrar con camisetas reivindicativas”. Protestamos, llamó a un superior, que dijo que nos apoyaba pero que tenía órdenes específicas del jefe de seguridad del ayuntamiento respecto a las “camisetas reivindicativas”. Protestamos un poco y le agradecimos que nos hiciese saber que las camisetas eran tan poderosas".
La falta de ciertas mayúsculas es intencionada.

Menos mal que a todo cristo sí le gustan las camisetas verdes.


Para finalizar, un karaoke para cantar en familia, con los amigos y con los alumnos:

Las mentiras de Figar y Aguirre


Visita el siguiente enlace:
http://zonaretiro.com/pizarra-digital/las-diez-omisiones-de-figar-y-aguirre/

Tu desprecio será mi fuerza
Sé que me desprecias. Siempre lo he sabido. Me lo decían tu mirada y tus falsas promesas. Cuando decías que yo para ti era una prioridad y que mi trabajo te importaba, sabía que me estabas mintiendo. Ahora, ya es público tu desprecio.
Creo que en realidad me tienes miedo. Sabes que soy quien enseñará a leer a Hanna para que pueda estudiar Derecho, quien ayudará a que Luis aprenda un oficio y quien procurará que el padre y la madre de José Ignacio se interesen por sus estudios para que no abandone el instituto sin acabar la Secundaria. Sabes que soy el ascensor y soy la puerta. Sabes que soy una amenaza para tu poder porque vengo cargado de ideas y de palabras y a ti te da miedo que se piense y que se hable.
También conozco tu estrategia: sé que intentarás enfrentarme con los padres y las madres de mis propios estudiantes. Usarás los lugares comunes para intentar que no me apoyen. Buscarás dividirnos, segmentarnos, fragmentarnos. Pero no lo conseguirás.
Tú quieres construir una sociedad de consumidores obedientes y pagadores devotos mientras que yo procuro una sociedad de ciudadanos libres. Tú buscar dominar a todos sometiéndome a mí; yo busco liberarlos a pesar de ti. Tú crees que estoy solo y, sin embargo, yo sé que somos miles.
Muy pronto saldrás a la calle a pedir mi voto. No te creeré, porque sé que me desprecias, pero sí te doy un consejo: cuando vayas por la calle, mira la cara de la gente. Podrás verme en cada rostro porque dentro de nosotros siempre vive la maestra o el maestro que nos hizo libres.
Publicado por Fernando Trujillo.

Resultado de imagen de bloggeles las mentiras de figar y aguirre

martes, 4 de octubre de 2011

Escritores delincuentes

José Ovejero rastrea en ‘Escritores delincuentes’ la relación entre la literatura y el crimen."No me considero inmune a la fascinación por los fuera de la ley. Quizá, al pensar por primera vez este libro, me empujaba sobre todo una curiosidad algo morbosa. ¿Burroughs mató a su mujer jugando a Guillermo Tell? ¿Álvaro Mutis estuvo en la famosa cárcel de Lecumberri por malversación? ¿Anne Perry fue una adolescente asesina?"
Para saber más:
http://www.intereconomia.com/noticias-gaceta/cultura/perjuro-homicida-borracho-o-estafador-escritores-antecedentes-penales-201110

Los escritores son tan humanos que se suicidan, se alcoholizan, defienden su homosexualidad contra viento y marea. Algunos pasearon al filo de la navaja (perjuros, homicidas, estafadores, con antecedentes penales).

lunes, 3 de octubre de 2011

Caprichos de anciana


Leído en una crítica a la película ¡Feliz año, abuela!: "Cuentan que cuando se llega a la vejez y se vislumbra la cuenta atrás, personas que a lo largo de su vida han sido calificadas con eufemismos como difíciles, con genio, de carácter o muy suyas, se pueden convertir directamente en el demonio; que el reclamo de atención puede ir de la mano del fingimiento del dolor físico y la desolación mental; que son capaces de destrozar a toda una familia, acabar con cualquier afecto y que su cuidado deambule entre el viacrucis y el deseo de que todo acabe... como sea".
Relacionado con otra entrada mía:
http://bloggeles.blogspot.com/2011/04/titonismo-sindrome-de-titono.html

sábado, 1 de octubre de 2011

PEDOLATRÍA Y RECORTES


Desde hace bastantes años se viene produciendo en la sociedad española un proceso de verdadero culto a los niños que podríamos llamar pedolatría, o bien, si el término suena mal en oídos refinados, paidolatría, para evidenciar más su estirpe helénica. Es ya un tópico que se les mima en exceso, no se les niega nada en cosas y en acciones, y los tiernos infantes, ya desde muy pequeños, se creen con derecho a todo, se erigen en dictadorzuelos de sus padres y a veces llegan a la edad adulta convertidos en auténticos tiranos del entorno.
Este proceso tiene diversas causas que sería prolijo desgranar ahora en detalle. Basta recordar que desde máximas como la romana que dice “quien no pega a su hijo es que no le quiere” y nuestro “quien bien te quiere te hará llorar”, la situación ha llegado casi a invertirse.
A tal grado de desenfreno ha debido de llegar nuestra infancia y juventud, que las autoridades educativas han decidido atizarles un zurriagazo de tomo y lomo por medio de lo que más daño puede hacerles: empeorar su educación, para que se vayan enterando de lo que vale un peine. Han decidido acabar de un plumazo con la pedolatría para pasar a la pedofobia, olvidando que el punto justo está en otra máxima romana: “al niño se le debe el mayor respeto.”