sábado, 17 de septiembre de 2011

Lo que hay detrás de dos horas más

Interesante conversación con Cruz, profesora de inglés, en el IES Joaquín Araujo donde se explica claramente las horas que dedicamos a la enseñanza.



¿Dónde estudió el asesino de Sandra Palo? ¿Dónde estudian los alumnos recién llegados de Santo Domingo que no han estado escolarizados? ¿Dónde estudian los hijos de los traficantes de droga de la Cañada Real? ¿Dónde estudian los hijos de los rumanos que viven en condiciones infrahumanas? La respuesta la sabemos todos: en colegios e institutos públicos. La enseñanza pública nace con voluntad de servicio para llegar a las clases sociales que han estado tradicionalmente fuera del sistema escolar. De ahí que los gobernantes concienciados siempre hayan tratado de mejorar las condiciones laborales de los encargados de tamaña empresa. Además, los profesores de los institutos eran los encargados de controlar que el sistema funcionase sin enchufismos ni intereses creados.
Hay institutos muy buenos, regulares y malos en función del lugar en el que están situados. No es lo mismo dar clase en un instituto de Boadilla que en uno al lado de Pan Bendito. Por eso no es lo mismo dar clase en la enseñanza pública que en la privada. La privada selecciona a sus alumnos, les pone un uniforme, un ideario y unas cuotas y el que no se somete a esa disciplina es expulsado.
Un profesor de la pública pasa por un sistema de selección -imperfecto, mejorable, a veces injusto- pero que garantiza su idoneidad. Las oposiciones son muy difíciles porque se presentan muchos profesores muy bien preparados para muy pocas plazas. Todo profesor de la privada sabe que si quiere menos horas lectivas al mes debe pasar por ese requisito. Así pues, tenemos los mejores profesores para, a veces, los peores alumnos.
Una jornada de cuatro horas diarias de clase es agotadora. Los que las han dado lo saben. El desánimo llega al mismo tiempo que la afonía y muchos presentan los síntomas del profesor quemado. ¿Cuántos expedientes se tramitan por faltas leves y graves al año? Pocos alumnos disruptores estropean muchas veces al resto.
Por otra parte, la mayoría de los institutos del centro de Madrid están avejentados, los profesores tienen más de cuarenta y cinco años. La savia joven de los interinos ha desaparecido cortada de cuajo. La consejera de educación firmó jubilaciones anticipadas, que se están acabando, y reducción de jornada a los mayores de 55 años, que sigue en vigor pero que no se está cumpliendo.
Como nos gusta nuestro trabajo y nos partimos el alma por hacerlo bien, no exponemos nuestras miserias a la opinión pública, temerosos de que los alumnos buenos y excelentes que tenemos nos abandonen. En las entrevistas a los manifestantes sólo se oye que no hacemos la huelga por las dos horas. Decimos lo que es políticamente correcto. Parece que el discurso de Esperanza Aguirre ha calado también entre nosotros. Pues bien, dos horas más en el infierno de algunas clases es muchísimo trabajo (más alumnos, más asignaturas, más niveles, más correcciones, más juntas de evaluación, más pruebas iniciales) que cae como un mazazo sobre nuestros doloridos hombros.
No he oído nadie decir el problema legal que se plantea con esta ampliación de dos horas. La Ley indica que cada vez que nuestro horario excede una hora de trabajo, tiene que estar recompensado con dos horas (CHL), pero la Consejería por medio de una circular interna ha rebajado a una hora. Si se cumpliese la Ley, los profesores no tendrían horas para trabajar en el centro porque su jornada se vería reducida solo a las horas lectivas. ¿Cómo se le ha podido ocurrir a alguien semejante desaguisado? Al político que pretende acabar con la enseñanza pública estrangulándola, a quien le molesta que, a pesar de las dificultades, en los institutos se dé una enseñanza de calidad para todos.
Tampoco he oído a nadie referirse al agravio comparativo que hay entre los funcionarios del cuerpo A de la Administración. Los profesores (restemos a directores y jefes de estudios) ganamos entre seiscientos y mil euros menos al mes, no disponemos de espacio para trabajar en los institutos, ni ordenador, ni teléfono. Trabajamos en nuestra casa y el material (bolígrafos, folios, internet, tinta) corre de nuestra cuenta. Como no hay apenas personal de conserjería, también hacemos las fotocopias.
Por lo tanto, luchemos contra los recortes con lo que supone de pérdida de derechos para los más débiles y para la educación en general; pero luchemos también por nuestras condiciones laborales. Recordemos también que la ley está hecha para que la ampliación de horario sea una excepción y no una norma. Y no hagamos caso a aquellos que nos envidian las vacaciones, el horario y el sueldo, porque ellos no saben ni quieren saber lo que hay detrás de esas horas.

Las horas de compensación horaria (CHL) por aumento de horas lectivas


Me ha llegado información de un sindicato sobre las horas de compensación lectivas:
http://www.csi-f.es/es/content/horarios-reclamaciones-de-horarios-que-no-cumplen-la-normativa. Como tengo un contencioso con la Administración, paso a resumirlo para que este atropello al que hemos sido sometidos sea entendido por todos.
Resultado de imagen de horas de compensación horaria bloggeles1. El aumento de horario está contemplado por la ley (Orden ministerial) como una excepción y por eso está recompensado con dos horas libres (no complementarias en el centro) por cada lectiva de más. Incluso se dice que si algún profesor ha salido perjudicado en la distribución de horarios en el Departamento, al año siguiente será otro el que asumirá esas horas.
2. Posteriormente la Comunidad de Madrid envió una circular (con menor rango que la Orden) a los institutos donde rebajaba la reducción a una hora.
3. Los directores ante este hecho tomaron varias posturas:
a) Aplicar la Orden.
b) Aplicar la circular informativa, pero compensar a esos profesores con reducción de guardias.
4. Como algunos directores utilizaron esta arma para someter a los que no pensaban como ellos (es una forma de acoso laboral), algunos profesores, a los que se les asignó una tutoría después de haber asumido 18 horas en el reparto de asignaturas en el Departamento mientras otros tenían menos horas lectivas, han recurrido ante los tribunales. Hay sentencias ganadas donde las horas de más se han considerado como horas extras y por consiguiente se han abonado.

Hasta aquí parece fácil reclamar, pero no lo es. ¿Qué hace -o hacía- un profesor ante tamaño abuso? No firmaba el horario, se entrevistaba con el inspector, hacía un recurso de alzada y esperaba meses y meses hasta que la Administración le contestaba diciendo que su horario era legal.
La única salida es un contencioso-administrativo, procedimiento costoso (unos 600 euros si no se está sindicado) y largo (se tarda más de dos años; en total, 3 años). La trampa está en que mientras se hace la reclamación el horario, justo o injusto, hay que cumplirlo. Además como sabemos que la justicia es ciega, sorda y subjetiva, te puede tocar un juez que dé la razón a la Administración local.

La que se avecina
Lo que se esconde detrás de esta medida es que si el PP gana las elecciones, cambiará la Ley y esta situación extraordinaria se convertirá en normal con crisis o sin crisis. Todos los derechos que hemos ido adquiriendo con los años como funcionarios del cuerpo A de la Administración del Estado desaparecerán de golpe y porrazo.

domingo, 4 de septiembre de 2011

Indignados 15-M frente a “papillas”JMJ

La llegada de esta nueva estrella del rock, llamada Benedicto XVI, a un concierto que ha durado prácticamente seis días en diversos escenarios de Madrid, ha puesto patas arriba toda una ciudad, ha provocado el insomnio de miles de madrileños motivado por el ensordecedor ruido de los helicópteros y esto es lo peor: ha dado lugar otra vez a una muestra más de la división de las dos Españas.
Los seguidores del padre Peyton y su rosario en familia, los hijos y nietos de Viva la gente se nos han impuesto como modelo de juventud porque su reino no es de este mundo. Frente a ellos está la juventud madrileña del movimiento M-15 que lucha por conseguir un mundo más justo aquí y ahora. Están suficientemente preparados, pero sin recursos y sin trabajo, lanzados al paro por una panda de ineptos políticos, voraces empresarios y banqueros especuladores. Molestan a los políticos de la Comunidad de Madrid, porque van contra su forma de gobernar. La mayoría de estos jóvenes se ha formado y forjado en los institutos públicos donde se da una enseñanza laica y de calidad. Esa es la verdadera razón por la que quieren acabar con estos centros para que la enseñanza vuelva a manos de los curas y las monjas que son los que de verdad saben domesticar a los jóvenes porque llevan siglos haciéndolo. Además así se ahorran mucho dinero. Para ellos la educación pública es un gasto y la educación privada y concertada un beneficio.
Está claro que unos y otros tienen derecho a manifestarse, pero en igualdad de condiciones.
Que no apaguen el SOL


sábado, 3 de septiembre de 2011

La educación no es un gasto, es una inversión para el futuro



Fábula de Aguirre

CUENTAN de una Raposa
que astuta y rica vivía
y sólo condescendía
a hablar de unas cuantas cosas.
De nombre, aunque no era
verde pero verde se ponía,
fuera de esperar templanza,
aunque Esperanza, decía:
“¡Ay, que no quedan dineros
en mis arcas capitales!”
Pues busquemos animales
a quien quitárselos quiero.
Habló primero al banquero,
amigo suyo querido:
no serás tú, caballero>.

¿A quién miraré que pueda
darme con qué gobernar?
Al burro no, que cocea.
Al gallo no, que pelea.
Al jefe, que no es león,
mas de León sigue siendo.
No, que es otro sin razón
con el que ando discutiendo.
¿Al topo que es muy gallardo,
hace hoyos y tunela;
aquel que vive en mi casa,
aunque en mala relación...?
No, pues que suelo insultarle
y, más que llamarle alcalde,
yo le llamo so... cavón.
Está, además, fastidiado,
pues en tan alta belleza
quiso poner su ciudad
que, yendo aún por la mitad,
anda bastante endeudado.

Ya sé qué es lo que yo haré,
dijo gritando triunfante,
del Holgazán Enseñante
mi ruina subsanaré.
¿Acaso no es un mangante
con tan poco trabajar
y decir que es importante
la tontuna de enseñar?
Que está sólo algunas horas
y no es trabajo esforzado
y, total, si hay más parados
qué pudieran enseñar...
¿a quién ello ha de importar
si, en poniendo dos horitas,
que ni ponen, que ni quitan,

muchos puestos me he de ahorrar?1.
¿O, acaso, es que puede haber
labor menos productiva?
¿Fabrican algo importante:
dinero, joyas, comida...?
¿Comemos fiIosofía?
¿Números primos cobramos?
¿Qué más me da a mí saber
si el pesao de Saramago
era un señor portugués
o una Sara de 'Bilbado'?”

“Mil contratos, que no haré,
irán a la papelera
y que encima no se quejen,
que enseñar puede cualquiera”.

Y así, el pobre enseñador,
que maestro era llamado,
encontróse harto insultado
por tan ilustre orador.
“Que trabajen –dicen muchos-,
que hacen grandes vacaciones”.

Y no saben los gritones que,
en materia de trabajo,
el que enseña a los de abajo
debe mucho cavilar
y, aun en casa descansando,
está siempre preparando
y no deja de pensar.

Por eso, señora Aguirre,
déjese usted ya de ultrajes,
diga pronto otras lindezas,
piense más con la cabeza
y estudie más personajes.
Escriba usted con tilde,
y sepa que está muy feo
criticar si no se sabe
y robar si uno es banquero.

Jose Luis Povedano




a href="http://4.bp.blogspot.com/-P8fFUpOLOls/TonqE6itaoI/AAAAAAAABOQ/OC0_O_Uox-U/s1600/maitena_diminutivos_educacion.png">